Somos un grupo de alumnas de tercero de liceo y queremos compartir con ustedes nuestra opinión sobre los libros que estamos leyendo o que hemos leído.

Consideramos que leer es una forma de conocer otros lugares que no visitamos, otras épocas que ya pasaron o todavía no llegaron, otras personas con las que no vivimos...por eso es que nuestro blog se llama: Un libro, un mundo.

Para compartir nuestro mundo, escribimos nuestro propio“libro”, nuestro propio blog.

miércoles, 13 de junio de 2012

CUANDO LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN...


Irena Sendler y la Segunda Guerra Mundial


Antes de dejar el tema de la Segunda Guerra Mundial, queremos compartir con ustedes algo que aprendimos este año en el Colegio.

Durante este período de la guerra, algunas personas e instituciones pasaron a la historia por su crueldad y falta de valores, sin embargo, también hubo personas extraordinarias que aun en las codiciones más adversas, supieron qué era lo correcto y por qué había que jugarse. Ese es el caso de Irena Sendler, una mujer polaca no muy conocida y cuya vida nos contaron en el liceo.

Nació en 1910 y murió en 2008. D
urante la Segunda Guerra Mundial, ayudó a proteger y ubicar niños judíos en familias polacas para evitar que los llevaran a los campos de concentración. Durante un año y medio consiguió rescatar a más de 2.500 niños por distintos métodos. Comenzó sacándolos del gueto  en  ambulancias como si fueran víctimas de tifus, pero luego encontró todo tipo de formas para esconderlos: sacos, cestos de basura, cajas de herramientas, cargamentos de mercancías, bolsas de patatas, ataúdes...

Cuando la Gestapo descubrió sus actividades la torturaron cruelmente. Soportó la tortura y se negó a traicionar a sus ayudantes o a cualquiera de los niños escondidos. Fue sentenciada a muerte. Sin embargo,  cuando iba a comenzar la ejecución, un soldado alemán se la llevó para un "interrogatorio adicional". Al salir, le gritó en polaco "¡Corra!". A partir de ese momento, Irena continuó con su misión, pero usando un nombre falso. Con el tiempo, comenzaron a decirle “El ángel del Gueto de Varsovia”

Ella explicó así su actitud:  “La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad.”

Les dejamos  dos links para ver la pelicula de Irena Sendler: 

4 comentarios: